Mejoran drásticamente la repelencia a los aceites, grasas, solventes y la mayoría de los líquidos. Son soluciones nanométricas, fáciles de aplicar y efectivas que pueden adherirse a una amplia gama de superficies.

Son ultrafinos desde 5 a 25 micrones, opticamente invisibles para innumerables aplicaciones en las diferentes industrias.